La función de las Mamá de día/mainaderes (Madre de Día o Canjuro Compartido) es muy similar a la de una educadora infantil, tiene una gran relación con la familia del niño y trabaja en red con el resto de las mamá de día/mainadera.

 

Sus principales funciones son:

 

  • Cuidar la alimentación, el descanso y la higiene.
  • Velar por el bienestar de los niños/as contribuyendo a su proceso de crecimiento físico y desarrollo intelectual y lingüístico cubriendo sus necesidades afectivas, de estimulación y de aprendizaje.
  • Contribuir a desarrollar en los niños/as las siguientes capacidades: a) conocer su propio cuerpo y las posibilidades de acción; b) relacionarse con los otros a través de diferentes formas de expresión y comunicación; c) observar y explorar su entorno natural, familiar y social más próximo; d) adquirir progresivamente una autonomía en sus actividades habituales.
  • Organizar el espacio físico donde permanecerán los niños/as con el objetivo de convertirlo en un lugar seguro, cálido y agradable.
  • Al inicio y al final de la jornada, recibir y despedirse individualmente de los niños/as y los padres dentro de un clima agradable.
  • Mantener una actitud abierta, sincera, y cordial con los padres y los niños/as, dentro de un ambiente de tranquilidad y confianza, de calma y relajación, estableciendo una comunicación fluida y fomentando la relación entre diferentes padres y madres usuarios del servicio.
  • Favorecer que sea el propio niño/a quien explore y descubra el mundo de objetos y personas que lo rodea, descubriendo por sí mismo el placer que eso supone.
  • Tratar siempre a los niños/as como personas de pleno derecho.
  • Saber siempre donde se encuentran localizables los padres de los niños/as.
  • Garantizar que los niños/as no quedarán solos ni un momento, que siempre habrá un adulto presente.