“(Superada la primera fase de la vida) el niño se adapta fácilmente al mundo en que ha entrado y empieza a ponerse en marcha en su camino hacia la indipendencia. Su primera conquista es el uso de los cinco sentidos, una actividad puramente psíquica ya que su cuerpo es todavia inerme. Los ojos cumplen una intensa actividad, a través del ojo, él no sólo recibe impresiones, si no que las va buscando como un activo investigador; y, a diferencia de los animales inferiores, que tienen un campo de observacion limitado y son atraidos por algunos objetos solo si son guiados por su comportamiento, el niño no tiene límites y abraza el ambiente entero que lo rodea, incorporándolo en su psique. Necesita el mundo, de todo el mundo que tiene a su alrededor, para plasmar en eso su propia capacidad de adaptación.”

 

De M. Montessori “Educacion para un mundo nuevo” p.67 version italiana